Google+ La publicidad ya no es lo que era

La publicidad ya no es lo que era

14. 01. 24

La publicidad es una realidad que existe desde hace ya tiempo. Son muchos los profesionales que a lo largo de los tiempos y actualmente se dedican a este sector. No obstante la capacidad de impacto es muchísimo menor que antes.

Ya no entendemos ni vemos la publicidad de la misma forma, las reglas del juego han cambiado.    

El mundo de la publicidad se ha convertido en un verdadero campo de batalla. La capacidad de impacto es cada vez menor, tanto en los clientes como en el volumen de inversión. Lo curioso, es que la necesidad por parte de las empresas sigue existiendo. Quieren vender sus productos y para ello necesitan un medio directo y persuasivo para llegar a sus potenciales clientes. 

Las cifras hablan por si solas de esta triste realidad. La inversión publicitaria en España ha sufrido una caída del 14,3% en el primer semestre de 2013 según datos de Infoadex. Estamos hablando de 1.814,4 millones de euros frente a a los 2.117,4 del año anterior.

Los anuncios publicitarios tienen una serie de tácticas que se deben respetar de manera escrupulosa para evitar que el anunciante se limite a pagar campañas sin recibir ningún tipo de retorno en su inversión, o que incluso acabe lanzando un mensaje erróneo y confuso sobre su producto.

Todo en el marketing se centra y debe centrarse en el cliente, saber llegar a el será siempre nuestro único objetivo.  

Esto hoy en día resulta cada vez más complicado debido a:

  • La sobreexposición de los clientes a diferentes mensajes.
  • El aumento y diversificación de los medios para su difusión.
  • La falta de rigor profesional.
  • El alejamiento entre campaña-cliente, y su evolución vital.

Resulta cada vez más frecuente que el público objetivo no se sienta cómodo o no vea con buenos ojos las campañas "abusivas" en los mass media.

Buscan algo especial, que cubra directamente la necesidad que ellos demandan.

Un ejemplo perfecto lo podemos ver en la película recientemente estrenada, El Lobo de Wall Street:

-¿Cómo me venderías este boli? -

-Muy sencillo, apúntame tu nombre en un papel-

-No tengo boli-

-Pues ahí lo tienes.-

Al final todo se reduce a oferta y demanda. Y eso es lo que nosotros tenemos que perseguir, haciéndolo llegar al cliente de la manera más directa y clara posible.

Es importante saber que es lo que la gente necesita, y elaborar un producto que cubra exactamente esas necesidades.  

Mostrando a tu público que lo que ellos quieren, tu lo tienes. 

Fuentes utilizadas:

Puro Marketing

 

 

SUBIR